inicio · @abelcastosa · boletín

Han tardado unos cuantos años. Algunos incluso habían perdido la esperanza. Pero ha llegado el momento en el que parece que Google empieza a tomarse en serio Android como un sistema operativo de verdad en el que son necesarias ciertas reglas si se quiere ofrecer un producto de calidad al consumidor.

Resucitando Android One

Una de las primeras medidas que tomaron fue la resurrección del programa Android One.

La idea original del programa, que había nacido en 2014, era llevar un Android bastante puro a dispositivos de gama baja para ofrecer una experiencia de usuario más o menos aceptable. En 2017 esa idea pasó a denominarse Android Go y Android One evolucionó hacia dispositivos de mejores prestaciones pero sin renunciar a la experiencia de un Android lo más puro posible para el usuario.

Entre los compromisos de Android One está el ofrecer, al menos, un cambio de letra (versiones mayores de Android, p.e: Nougar, Oreo, etc…) y varias actualizaciones menores de seguridad durante los 18 meses de actualizaciones garantizadas para el dispositivo.

El abanderado de este renovado Android One ha sido, sin lugar a dudas, el Xiaomi Mi A1 (primer terminal de Xiaomi sin su característico MIUI), pero no ha sido el único. Entre otros, BQ se ha animado con sus nuevos BQ Aquaris X2 y Nokia se atreve con 3 modelos: el nuevo Nokia 6, el Nokia 7 Plus y el Nokia 8 Sirocco, su buque insignia.

Aunque aún quede mucho por andar, tener (a priori) unas garantías mínimas de actualización del software de tu dispositivo y unos fabricantes apoyando el programa ya es un gran paso. Ahora sólo quedaría intentar estirar esos 18 meses de actualizaciones garantizadas.

Sacando partido a Project Treble

Project Treble es una de esas cositas que suelen caer en el olvido del 99% de los usuarios, puesto que es algo que no ven y/o no pueden tocar, al menos directamente. Pero, a mi entender, va a tener un GRAN protagonismo en el futuro de Android.

A MUUUUUY grandes rasgos se podría explicar como lo siguiente: Android tiene un gran fallo y es que no es más que un «conjunto de programas» que, por defecto, son incapaces de comunicarse con tu dispositivo. Para que el software sea capaz de comunicarse con el dispositivo hacen falta unos drivers. Hasta no hace tanto, cada fabricante debía integrar esos drivers en cada versión de Android que lanzaba para un dispositivo. Con Project Treble puede meter esos drivers en «un cachito» de la memoria de tu dispositivo Android y actualizar la versión de Android (que estaría guardada en otro «cachito») de forma independiente. Resumen: actualizaciones muuuuucho más rápidas.

Las ventajas de esta nueva forma de trabajar se están viendo ahora mismo, con el lanzamiento de la segunda beta de Android P para terminales de 7 marcas diferentes. Aunque en el pasado se había lanzado, de forma puntual, alguna DP de Android para algún dispositivo no-Google nunca se había llegado a 7 marcas diferentes a la vez: Essential, Nokia, OnePlus, Oppo, Sony, Vivo y Xiaomi.

Empezando a pensar en las empresas

Aunque algunas marcas habían entrado en este terreno por su cuenta, Google lanzó en febrero su programa Android Enterprise Recommended… que realmente es literal: dispositivos Android recomendados para empresas.

Para que un fabricante pueda añadir uno de sus dispositivos a este programa tiene que cumplir ciertos requisitos:

  • Hardware: procesador de 64 bits, con al menos 2GB de RAM y 32GB de memoria interna, cámara frontal de 2MP y trasera de 10MP, etc…
  • Software: Android 7 (o superior), despliegue masivo y configuración automática, actualizaciones de seguridad en 90 días y, al menos, una actualización mayor, etc…

Los requisitos de hardware no deberían ser complicados de cumplir para casi ningún fabricante a día de hoy. Los requisitos de software pueden ser un tanto más puntillosos (especialmente los referentes al despliegue de los dispositivos en la red corporativa) pero se puede ver un especial énfasis en la versión de Android actual y el soporte que se le prestará al dispositivo.

Sumando los pequeños cambios

Google ha demostrado ser consciente de la gran fragmentación existente en Android.

Los últimos datos muestran que Android Oreo (última versión estable de Android en estos momentos) está presente en menos del 6% (sumando 8.0 y 8.1) de dispositivos… casi 9 meses después de su lanzamiento.

Aún más grave es que si sumamos las dos últimas versiones de Android (Nougat y Oreo) se quedan con menos del 37% de la base de dispositivos. Es decir, más del 60% de dispositivos Android recibieron su última actualización mayor hace casi 2 años.

Project Treble parece destinado a intentar voltear esta situación.

Por un lado permitiría a los fabricantes ofrecer actualizaciones mucho más rápidas y facilitando que la última versión de Android alcance un mayor número de dispositivos con mayor velocidad.

Por otro lado me gustaría (totalmente personal, por eso la negrita) que esta facilidad animase a los fabricantes a ampliar las actualizaciones más allá de esas 2 versiones mayores que algunos de ellos ofrecen actualmente para acercarse un poco más a esas 4-5 versiones mayores que ofrece Apple para sus dispositivos.

Personalmente no me importaría dedicar un mayor presupuesto a la compra de un terminal Android si veo que tendré algún soporte más allá de los 2 años iniciales.

Ivan
3 Sep 2018 - 18:01

Me pasa lo mismo. Muchas veces me veo tentado a comprar un terminal de alta gama, pero por un lado soy consciente de que en cualquier momento dejan de dar soporte de actualizaciones y además sacarán un nuevo modelo a los 3 meses. Sería mejor que grandes marcas como Samsung hiciesen terminales de alta gama cada menos tiempo, no puede ser que a los 3 meses saquen uno nuevo y se olviden del anterior.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.