inicio · @abelcastosa · boletín

Mi padre era muy feliz con su BlackBerry 8100, tan feliz que llegó a tener 3 ó 4 si no recuerdo mal. Pero, como todo en esta vida, las BlackBerry 8100 se terminaron acabando y había que buscar un sustituto.

El uso que le da mi padre al móvil es muy simple: llamar y leer mensajes. Nada de redes sociales, nada de mensajería… de hecho lo que he dicho antes es literal. Mi padre LEE los SMS que le llegan, pero no esperes que llegue a responderte uno. Si quieres recibir respuesta por su parte le llamas. Y oye, tiene toda la razón del mundo.

Estos días le tocaba cambio de terminal y, aprovechando que tenía que configurar un nuevo terminal desde 0, voy a aprovechar para hacer una guía por si alguien se ve en la misma situación.

El objetivo, en mi caso, es una pantalla de inicio similar a la siguiente. Para ello nos tendremos que descargar: Apex Launcher (entre los gratuitos el que más funciones de las que necesitaba ofrece), ExDialer (para simplificar las aplicaciones de teléfono y contactos) y Circle Battery Widget (para el widget de la batería).

Rejilla de 3 filas y 2 columnas con todo lo necesario.

Una vez descargadas las aplicaciones anteriores toca personalizar el tamaño de la fuente y, si el terminal dispone de Android Nougat (7.0), aprovechamos para configurar el zoom de la interfaz. Esto va un poco en el gusto de cada uno… pero vamos, que hay que tirar más hacia la derecha que hacia el centro. Este paso lo podemos realizar al final para ver mejor los menús de configuración, pero para evitar olvidarme lo hago al principio.

Configuración del tamaño de la fuente y el zoom de la pantalla.

El siguiente paso es configurar el tamaño de la rejilla del escritorio y configurar el zoom de los iconos. En el caso de mi padre sólo usa 4 aplicaciones (registro de llamadas, mensajes, contactos y Mi Fit) y los 2 widgets (reloj y porcentaje de batería), así que con una rejilla 3×2 es más que suficiente.

Configuración de la rejilla del escritorio y el tamaño de los iconos.

Por manía personal suelo desactivar el fondo de escritorio, indicadores, dock, etc… El motivo es muy sencillo: si no hay fondo de escritorio no se puede cambiar… y si se cambia no se nota, como sólo tiene 1 escritorio no necesita ni indicador ni dock. También aprovecho para ocultar la barra de notificaciones. Total, el porcentaje de batería ya lo tiene en el escritorio y en el caso de necesitar mostrar las notificaciones muchos launchers integran los globos en los iconos.

Deshabilitamos el fondo, indicador de escritorio, barra de notificaciones, etc…

Otros elementos a deshabilitar serían la rotación del escritorio, botones y los gestos. Un poco lo de antes. Mi padre usa siempre el móvil en vertical así que… que quede fijo. Como sólo usa las 4 aplicaciones que tiene en pantalla no necesita ver el cajón de aplicaciones. Con los gestos igual sucede una desgracia sin quererlo, así que también los deshabilitamos.

Deshabilitamos rotación, botones y gestos.

Para terminar podemos bloquear el escritorio, para evitar pulsaciones prolongadas sobre los iconos del escritorio accidentales que den opción a cambiar las aplicaciones de sitio o, más grave, eliminarlas del escritorio.

Con todo esto (vuelvo a repetir la imagen) obtendremos algo similar a esto.

Pocas opciones más sencillas para usar un smartphone se me ocurren.

Lógicamente cualquiera de las aplicaciones comentadas se puede cambiar por otra sin ningún problema. De hecho el widget de batería me gusta porque no muestra anuncios y es MUY ligero… pero la verdad que no es el widget más nítido que he visto.

Si has llegado hasta aquí y tienes curiosidad, el terminal elegido esta vez ha sido un Galaxy A3 2017 por los siguientes motivos: TAMAÑO CONTENIDO (el principal), funda que bloquea el terminal (la oficial al menos), USB tipo C para cargar, pantalla CON bordes, lector de huellas para evitar el patrón de desbloqueo, resistencia IP68 a polvo y agua, batería bastante decente… y salió bien de precio.

Deja un comentario