inicio · @abelcastosa · boletín

Desde hace una temporada me ha dado por los podcast. La versión corta es que me tiro todos los días algo más de 90 minutos en el gimnasio y ya empezaba a aburrirme de escuchar música. Llevar el móvil y dejar que Spotify me sorprendiese tampoco era una opción, porque la gracia de ir al gimnasio es poder desconectar un rato de todo.

Una de mis fascinaciones son los primeros pasos de la exploración espacial. Ojo, no digo que a día de hoy haya perdido mérito, pero si te pones a pensar en cómo estaba la situación (materiales, ordenadores, comunicaciones, etc…) durante las décadas de 1960, 1970, etc… pues hasta incluye un poco más de épica a lo que consiguieron esas personas, independientemente de su nacionalidad.

Un poco de casualidad, un día descubrí el podcast del programa La fábrica de la ciencia, de Ràdio Gàva. Un poco más en concreto, descubrí las intervenciones que Carlos González, trabajó durante 43 años para NASA en Madrid (si, has leído bien, hazme caso y lee la presentación que tiene en su web porque el hombre lo merece), ha realizado en el programa hablando un poco de esa época.

La verdad es que escuchar hablar a Carlos González es una delicia. Por mucho que él diga que su memoria ya no es lo que era, todavía sigue contando miles de historias de una forma que logra transmitir la pasión con la que realizó su trabajo y lo lejos que hemos llegado como especie… aunque a veces dediquemos más esfuerzos a pegarnos palos que a otras cosas. Así que he pensado que lo mejor que podía hacer era recopilar las apariciones que ha tenido hasta el día de hoy en el programa para que las tengas al alcance de un par de clicks… por si te llama la curiosidad:

Si decides dar una oportunidad a estos capítulos espero que te gusten tanto como me han gustado a mí. Si estás dudando entre hacerlo o no te diré que no son conversaciones centradas en el aspecto más científico de las misiones, sino que se trata más de historias y anécdotas. Algunas más divertidas de escuchar que otras, pero todas consiguen humanizar un poco a los héroes que las protagonizan.

Deja un comentario