inicio · @abelcastosa · boletín

Hoy os voy a contar una de esas historias que uso para justificar mi odio a algunas configuraciones de software por defecto y la cultura del Siguiente, siguiente….

Lo primero que debo hacer es poner en contexto la situación. Mediante un contacto en común me llama una diseñadora gráfica. Tiene la oficina en casa y desde su ordenador de trabajo la conexión a internet apenas le funciona. Desde otros equipos de la red (móvil, portátil de su novio…) parece ir algo mejor, pero sólo a veces. Para hacer esto más divertido me gustaría aclarar que a su casa no llega ningún tipo de fibra, ni cable… conexión ADSL (si, par de cobre) de 3Mbps los días buenos. Para rematar la introducción todos los test de velocidad tienen resultados buenos, el router ha sido cambiado varias veces y Movistar dice que todo está perfecto.

Me comentó que uno de los cambios de router fue porque de un día para otro el cacharro murió. Me limito a sumar 2+2 y uno de los motivos pudo haber sido un pico de tensión. Pues nada… arrancamos un servidor FTP en red local y comprobamos la red local, no vaya a ser que el pico de tensión se haya transmitido y haya quemado algún cable de la red interna. Después de haber visto algunas cosas la verdad que no me extrañaría.

Por supuesto este primer test funciona incluso mejor de lo esperado. Velocidades de transmisión que nunca hubiese esperado para un router de un operador de ADSL, para que mentir. Así que la red interna no es.

También me comenta que uno de los días que llamó a Movistar le hablaron de cambiar ciertos valores en la tarjeta de red. Pues nada, vamos a usar un equipo en el que pueda confiar. Arranco mi portátil y empiezo a navegar. La verdad que la red funciona bastante lenta… pero claro, estoy acostumbrado a mis 150Mbps e igual es el efecto de pasar a navegar a 3Mbps. Hago un test de velocidad y todo parece funcionar correctamente. Lanzo unos cuantos pings y, quitando el detalle de una latencia superior a 120ms, no parece haber problemas graves, no hay ninguna pérdida. Que si, que la latencia es alta pero es que la casa está algo alejada del mundo… todo puede ser. Aún así me guardo el detalle.

Otra de las cosas que me comenta es que cualquier intento de subida de ficheros es una ruleta rusa. El 90% de las veces no puede adjuntar ficheros a un correo electrónico. Otras veces intenta pasar un fichero por WeTransfer o similares y en toda la noche no le sube más que 10MB o así. Esto ya si que empieza a ser raro. Una cosa es una conexión 3000/300Kbps y otra cosa es toda la noche para 10MB.

Abro el correo electrónico, activo el cronómetro de mi móvil. Selecciono un fichero de 1MB. Pulso en adjuntar. Pasan 30 segundos. Pasan 40. Pasan 90… esto empieza a ser raro. Abro el administrador de tareas de Windows. Me voy al monitor de la tarjeta de red. Algo está usando el 100% de la velocidad de subida. Bueno… al menos la red funciona bien, es algo.

Vuelvo a la pestaña de procesos del administrador de tareas. Ordeno por uso de red. Ahí estás grandísimo cabrón. OneDrive usando toda la velocidad de subida disponible. Lo primero que hago al instalar un equipo con Windows 10 es matar todas estas cosas así que se me olvidó comprobarlo, error mío. Reviso la configuración de OneDrive. Estaba intentando sincronizar la carpeta de usuario (casi 100GB) con un ADSL que tenía 300Kbps de subida. Así me gusta OneDrive! La esperanza es lo último que se pierde. Por supuesto que le hice todas las que me conozco para cerrar sesión, deshabilitar el servicio y demás.

Un par de reinicio después la conexión a internet mejoró muchísimo. Volví a lanzar unos cuantos ping a diversos servidores y ahora estaban sobre los 40-60ms. Los ficheros volvían a adjuntarse a los correos. Ya no se necesitaban horas para subir unos cuantos MB.

Y aquí tenemos un gran ejemplo de como este Siguiente, siguiente… al que nos hemos acostumbrado puede darte más de un disgusto. Que si, que a veces es culpa del usuario por instalar 100 mierdas sin mirar. Pero es que en este caso tenía instalado: Windows, Photoshop, Illustrator, Firefox, Office… y poco más. Vamos, lo básico e imprescindible.

En este caso yo veo más la culpa en el terreno de Apple, Microsoft, Google… Tanto se empeñan en meterte sus magias a la fuerza que se olvidan de estos detalles.

  • No, Microsoft, no quiero que me obligues a usar OneDrive si quiero usar Windows 10 y resulta que, por error, inicio sesión con mi cuenta de hotmail/msn/live/comosellameahora. Tampoco quiero que creas que es buena idea sincronizar TODA mi carpeta de usuario.
  • No, Apple, tampoco quiero sincronizar toda mi biblioteca de fotos con iCloud… o al menos explícame porque de repente me pides dinero porque se ha acabado el espacio disponible. Porque esto me lo han dicho varias personas que utilizan un iPhone últimamente: “mira, desde hace un tiempo me aparece este mensaje de que tengo que pagar porque se me acaba el espacio… pero es que he borrado aplicaciones y fotos y sigue apareciendo”.
  • Esto va para todos. Tanto que todos presumen de machine learning y demás historias… ¿tan difícil es detectar que si llevas 2 semanas intentando sincronizar la carpeta de usuario y aún no has terminado… igual no es buena idea continuar?

Deja un comentario