inicio · @abelcastosa · boletín

Unos días antes de semana santa me llegó una Xiaomi Mi Band. La cuantificación de pasos la verdad que me daba bastante igual, no la iba a usar para ello. Lo que de verdad me interesaba del cacharro era el poder monitorizar mi sueño.

Tenía claro que no iban a ser datos 100% fiables pero me iban a aportar ciertos datos que me gustaba saber. En especial gracias a esta aplicación pude ver a que hora me dormía cada día, a que hora me despertaba, pequeñas pinceladas de mis pautas de sueño… de eso quizá hable otro día un poco más extendido.

Lo que venía a contar hoy eran un par de detalles acerca de esa cuantificación por pasos que hacen tantos dispositivos hoy en día. De hecho es bastante posible que tengas instalada alguna aplicación que haga esto en tu smartphone (Salud en iOS, Google Fit en Android…) y aún no lo sepas. El caso…

  • Los pasos son una unidad de medida, no pasos de un pie delante y otro detrás. Estos dispositivos miden los pasos gracias a un acelerómetro que si te estás vistiendo, lavando los platos o dando saltos se activa. Me ha pasado bastantes veces que simplemente con salir de la ducha y ponerme la ropa me ha contado 80 pasos. Si vas en bici o en moto las vibraciones harán que empiece a contar. Lo que se mide es el tiempo que has estado activo, no exactamente los pasos en los que piensas al ver el icono del pie.
  • El dispositivo en tu mano NO dominante. Cae de cajón pero he visto a gente que no lo entiende. Si eres diestro tiendes a gesticular con esa mano, escribir con esa mano, comer con esa mano… activas el acelerómetro todo el día. ¿Cómo dije antes que medían los pasos estos aparatos? Pues ahí tienes la razón.
  • Cada marca es un algoritmo de descarte distinto. Da igual que gastes 15€ a que gastes 500€, gastar más no te asegura mayor precisión. Las marcas utilizan diferentes algoritmos para intentar descartar esos movimientos involuntarios que haces a lo largo del día. Seguro que uno de esos métodos se adapta mejor a tus movimientos involuntarios, pero no hay uno universal que funcione siempre mejor.
  • Si te preocupan esos 100 pasos de más… quizá deberías preocuparte de otras cosas. Tal y como explica el bueno de Ray Maker en varias de sus pruebas (1, 2, 3). Imagina que corres 5Km. Imagina que cada zancada (por simplificar) es 1 metro. Ya tienes 5000 pasos en 30-45 minutos (marca muy fácilmente alcanzable). Ahora suma la actividad de todo el día. Vamos a poner 10000 pasos en total. Esos 100 pasos de ponerte la camiseta son un 1%. Ahora bien, si sólo has dado 2000 pasos en todo el día ya son un 5%.
  • Pueden ahogarte en datos. De repente sabes cuantos pasos has dado a lo largo del día, cuales han sido tus horas de más actividad, cuales han sido tus horas de menos actividad, horas que has tenido un sueño profundo, horas en las que el sueño era ligero, si has tardado más o menos en dormirte… No trates de entenderlos todos. Céntrate en lo que quieres saber, no tienes porque analizar cada dato que te escupa el cacharro a cada minuto. Todos estos datos sólo son valiosos cuando se entienden, sin entenderlos no son más que números seguidos de más números.

Es decir, a grandes rasgos ninguno de estos dispositivos hace milagros. Ninguno cuenta exactamente, al 100%, los pasos que has dado. Ninguno va a hacer ejercicio por ti. Ninguno hará nada que tú no le mandes hacer. Aún así hay que reconocer que pueden servir para motivarte.

Y más o menos eso es todo lo que puedo contar sobre la cuantificación de pasos, como se hace y hasta que punto te puedes fiar de esos valores y/o preocuparte por que cuente cosas que no son pasos en el sentido más estricto.

Deja un comentario