inicio · @abelcastosa · boletín

Hace ya bastantes años que tengo un smartphone. Primero fue un Nokia 6600, más Nokia, una BlackBerry, después (pocos meses por suerte) una HTC, otra BlackBerry… y desde ese momento un poco de todo. Desde mi primera BlackBerry tengo conexión de datos en el móvil.

Una cosa que me llama un poco la atención es la facilidad que tuvo la conexión de datos en el móvil para introducirse en mi vida. La primera vez que pude disfrutar de esto fue por motivos de trabajo… después ya empezó a ser por vicio.

De hecho, si te paras a pensarlo, hay empresas que si están donde están es, en parte, porque surgieron en el momento en el que podían y debían surgir. En especial hablo de sus fases de expansión. El ejemplo que más rápido me viene a la cabeza es twitter y sus clientes para móviles.

El caso es que poco a poco el smartphone va ganando cada vez más un hueco en nuestra mano. Cada vez es más fácil ver a personas por la calle a las que una pantalla les arranca una sonrisa o la más absoluta mirada de odio.

De hecho es curioso como algunas personas que veían mi BlackBerry y no entend&iacuet;an como era capaz de ir con una calculadora en el bolsillo ahora son los más adictos a sus BlackBerry. Es aún más curioso como, si me paro a pensarlo, son del tipo de gente que si no expresa sus sentimientos a través de esa pantalla creen que no han sentido nada y los led de notificación los tienen enganchados y secuestrados de la realidad.

Durante un tiempo (demasiado largo ahora que lo veo con perspectiva) yo era de ese tipo de personas. La luz roja de mi BlackBerry me tenía un poco dominado. Además que tenía configurado el correo para que sonase lo más alto posible, no me fuese a perder nada!

Por suerte he aprendido a cambiar algunas cosas. De hecho mi BlackBerry está casi todo el día en silencio y solo tengo activada la luz roja para algunas notificaciones. Si algún BBM es importante, mi contacto me enviará un PING que hará que vibre mi BlackBerry y así ya me entero.

En el iPhone he desconfigurado todas mis cuentas de correo de la aplicación nativa y he pasado a usar Sparrow. Lo que me gusta de Sparrow es que gestiona las etiquetas y conversaciones mejor que la aplicación nativa. Así tampoco tengo la tentación de que auto actualice y solo me llegan correos cuando quiero leerlos y me paro a actualizar la aplicación.

De hecho creo que he ido un paso más allá. Un smartphone no deja de tener una parte de phone. Cuando estoy con alguien que quiero estar al 100% desactivo la conexión de datos y si alguien quiere decirme algo… creo que las personas que me importan saben mi número de móvil y saben como hacer una llamada.

¿Qué he ganado con esto? Muchos momentos con Juan, Laura, Miry, David, Sara, Pedro… y muchas otras personas que no he nombrado.

Lo curioso es que todas las personas que he nombrado antes tienen twitter, muchas de ellas blog… y no pienso enlazarlo. Porque ellas saben de sobra quienes son. Porque me encargo de demostrarles con lo único que no puedo recuperar nunca, mi tiempo, lo que me importan.

Porque no me arrepiento, y de hecho disfruto, todos y cada uno de los segundos que dedico a desconectar y me limito a disfrutar de su compañía.

Ext52
18 Dic 2012 - 19:18

Sabes que yo siempre te dejaré el placer de la vibración!!!

18 Dic 2012 - 19:28

Podemos confirmar que compras una BlackBerry para enviarme pings???? :P

20 Dic 2012 - 10:01

Muy bueno el post…

20 Dic 2012 - 14:55

gracias!!!

Deja un comentario