inicio · @abelcastosa · boletín

Hoy me gustaría hablar sobre un vídeo que acabo de descubrir. Es un simple discurso de Steve Jobs…

Cuando creces te suelen contar que el mundo es como es y que lo que tienes que hacer con tu vida es simplemente vivir dentro de ese mundo. Intenta no golpearte demasiado contra esos muros. Intenta tener una buena familia, pasarlo bien y ahorrar algo de dinero

Esa es una vida muy limitada. La vida puede ser mucho más amplia cuando descubres un hecho: todo lo que tú llamas vida a tu alrededor, lo han compuesto personas no mucho más inteligentes que tú y tú puedes cambiarlo, puedes influir en ello, puedes crear tus propias cosas para que otras personas puedan usarlas.

Una vez que aprendes eso, nunca volverás a ser el mismo

Mi experiencia

Sinceramente tengo que dar gracias a uno de los profesores que tuve durante los cuatro últimos años. A él y a mis padres. Suena muy discurso peliculero pero es así. Supongo que gracias a estas tres personas soy hoy en día como soy. Supongo que gracias a estas tres ersonas he cambiado mi forma de ver el mundo.

Mis padres no pudieron ir a la universidad. Creo que por eso les hacía tanta ilusión que yo tuviese esa oportunidad. Gracias a como les ha tratado la vida se lo podían permitir. Aún así, cuando terminé el bachillerato dije que no quería ir a la universidad. No tenía ganas de hacerlo. De hecho lo que creía mejor para mi era hacer un ciclo formativo de grado superior.

Soy más que consciente que esa decisión no les hizo nada de gracia. Pero me apoyaron. Me dijeron que a pesar de sus ilusiones, mi vida era mía, así que yo tenía que tomar ciertas decisiones. Siempre y cuando mostrase resultados, ellos me iban a apoyar.

Una vez empezado el ciclo de Técnico en Administración de Sistemas Informáticos conocí a mi profesor. Creo que ha sido de las mejores cosas que me ha pasado en la vida. Después de un par de meses de clase… empezaron a cambiar algunas cosas. Las clases que dábamos eran más bien una tormenta de ideas en las que decidíamos cosas que hacer.

Con esto consiguió dos cosas: captó toda mi atención y superamos con creces el temario que se supone debería estudiar.

Ante cualquiera de mis ideas locas, lo único que esta persona hacía era ponerles unos pesos para bajarlas a tierra. Pero cuando una de mis ideas era demasiado normal, esa misma persona que me bajaba a la realidad tantas veces, se encargaba de darle ese toque de locura que
tanto nos gustaba a ambos.

Una vez que terminé ese ciclo, les dije a mis padres que quería seguir estudiando en ese centro. Después de verme dos años trabajando con mi profesor me dijeron que no podían negarse. Así que empecé el ciclo de Técnico en Desarrollo de Aplicaciones Informáticas.

Fueron otros dos años similares a los anteriores. Pero esta vez fueron un poco más allá. Esta vez, mi profesor y yo, no nos quedamos en clase. Me animó a unirme a otras personas locas y tener proyectos en común. Gracias a esto llegamos a presentar proyectos ante la ESA, organizar un torneo internacional de robótica y un congreso para estudiantes de toda España.

Para mucha gente, esos cuatro años que dediqué a los ciclos formativos fueron tiempo perdido. Sin embargo, si les preguntas a mis padres, con la perspectiva que da el tiempo, te dirán que ha sido de lo mejor que he tomado en la vida. A pesar de no cumplir con sus sueños, verme ilusionado por ir a clase día tras día era algo que les gratificaba mucho más.

Soy consciente de que no todo el mundo tiene la suerte que yo he tenido. Para muchos, la formación se limita a que memorices un conjunto de datos que es muy posible no vayan a servirte de nada en la vida. Parece que crecer como persona no es el objetivo. Hay muy pocos profesores que motiven a sus alumnos para que busquen esos límites de los que habla Steve Jobs en el vídeo.

Se de sobra que nunca podré agradecerles todo lo que han hecho por mi. Me han ayudado a ver el mundo de otro modo. No importa tanto lo inteligente que seas, importa más como ves el mundo… la diferencia que puedes llegar a marcar. Como dice Steve Jobs lo importante es ser consciente de que tú también puedes hacerlo.

Este año decidí que, si mis padres me apoyaban, era el mejor momento para empezar la universidad en serio. Ya había tenido alguna experiencia en la UNED, pero eso era más un pasatiempo jeje. Me dijeron que tal y como estaba el mercado laboral lo mejor que podía hacer era estudiar.
Así fue como acabé empezando a estudiar ADE en la UDC.

Supongo que dar ese paso y poner todo lo que pueda de mi parte para intentar cumplir el sueño de tener un hijo universitario es lo mínimo que puedo hacer después de todo lo que ellos han hecho por mi.

Nuria Yubero
15 Feb 2014 - 11:39

Hola Abel, gracias por el vídeo de Steve Jobbs, estaba buscándolo cuando me he encontrado con tu blog y he leído tu experiencia. Sólo quería decirte que lo bueno de recibir ayuda es que siempre la puedes devolver a través de otras personas, no tiene por qué ser necesariamente a las mismas que te la dieron a tí. Y esa es la magia, que la gratitud no es de “a” a “b” y de “b” a “a”,si no que de pronto lo que te dio “a”, tú se lo devuelves a “c”, y “c” a lo mejor a ti, o a “d”, pero que ahí está lo chulo, y que eso sí que es pertenecer realmente a una network global. Porque al final todos somos uno y todos estamos conectados, pero no siempre lo vemos o somos conscientes de ello. La gratitud es una de esos sentimientos que nos ayuda a ser más concientes de estas cosas, y que nos pone en movimiento, ya sea para crear, devolver, o dar algo. Y sentir ese impulso es de lo mejorcito que tiene estar vivo.

Deja un comentario