inicio · @abelcastosa · boletín

Al fin la gente del IEEE Spectrum (la revista -en este caso versión blog, que también existe una versión papel que me llega a casa mensualmente jeje- del IEEE) publica una de esas cosas que te hacen decir: “lo quiero… YAAAAA!!!”. Es algo relativamente sencillo pero que me gustaría probar para ver de que va el tema.

Resulta que hay unos paisanos en el Max Planck Institute for Biological Cybernetics, en Tübingen (Alemania) que, según he entendido, se dedican a algo parecido a intentar entender como los humanos perciben la sensación de movimiento. Lo que se le ocurrió a esta gente fue: pillamos un brazo robótico de la leche, le ponemos un volante, con force feedback eso sí, y unos pedales, también le zumbamos un proyectos… y ya tenemos un juego de F1 de la leche para hacer nuestros experimentos.

Una vez llegada a esa conclusión, se pusieron manos a la obra y les salió esto:

La verdad que impresiona escuchar como chirría el bicho cuando hace giros un poco pronunciados… pero la verdad que no estaría mal probar un par de vueltas con el cacharro este. Por supuesto, sobra decir que la explicación que he dado es un poco en plan chorra, pero si queréis algo más oficial siempre podéis consultar el artículo original

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.